17 enero 2017

Alfredo Pérez Alencart, Las monedas

Se han puesto a contar las monedas
que cobraron tras el desahucio.
Así es la servidumbre, sin pudores,
pura erosión de aquella algarabía
de unos pocos cuidando de muchos.

Llegaron los mercaderes
y el ladrón presta al prestamista,
y el pordiosero increpa al pobre
de nueva credencial tras el eclipse.

Las monedas. Se van. Vuelven.
Defecan su óxido sobre los peces
y los panes. Incitan al simplísimo
crimen del hambre. Ni dos peras
ni dos manzanas te dan sin ellas.

Alfredo Pérez Alencart
Peruano-Español
Puerto Maldonado 1962

10 comentarios:

José María Mendieta dijo...

Estupendo poema en torno al envilecimiento del dinero

Bernado Ochoa Izquierdo dijo...

Gracias por este reflejo de la crisis económica de España o de los tiempos bíblicos. Un poema contundente. Felicitaciones.

Rocío dijo...

En pocos versos se decide mucho. Buen poeta.

Roberto Losada dijo...

Admiro a los poetas como Alencart, que dan voz a los más débiles y excluidos. Leo este poema y percibo el daño que ha hecho el capitalismo salvaje al mensaje cristiano de los panes y los peces dados sin pago alguno.

José Luis dijo...

Felicitaciones. El poema es una belleza con connotaciones bíblicas.

Edival Pereira da Fonseca dijo...

Parabéns, amigo.
Maravilha!
Abraços.

Carmen Correa dijo...

¡Enhorabuena, una vez más!

Jorge Tarducci dijo...

Poeta APA, mis congratulaciones ! Van videopoemas: www.jorgetarducci.com

Clever Araujo dijo...

Muito bom, amigo Alfredo.
Agradeço sempre.

María Pilar dijo...

¡Enhorabuena, amigo!