13 marzo 2017

Álvaro Valverde, Mecánica terrestre

Lo mismo que una imagen              
recuerda a alguna análoga
y una sombra a la fresca
humedad de otra estancia              
y un olor a una escena
cercana por remota
y esta ciudad a aquélla              
habitable y distante,
así, cuando la tarde
se hace eterna y es julio              
todo expresa una múltiple,
inasible presencia,
y el agua es más que el filtro              
de lo que fluye y pasa
y la luz más que el velo
que ilumina las cosas              
y el viento más que el nombre
de una oscura noticia.

Álvaro Valverde
España
Plasencia 1959/