01 marzo 2017

Ida Vitale, Trampas

Las arpas de la óptica alegría...!
Juan Ramón Jiménez

El azar, ese dios extraviado
que libra su batalla, fuego a fuego,
no está sólo escondido en la catástrofe:
a veces un gorjeo lo delata
y sobornado, entonces
admite durar un poco en la alegría.

Ida Vitale
Uruguay
Montevideo, 2 de noviembre de 1923

1 comentario:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Si, la suerte o el azar se posa tanto en la tristeza, como en la alegría, siempre nos sorprende, amiga.
Gracias por mostrarnos a esta inteligente poeta, Trini.
Mi abrazo y mi cariño.