24 marzo 2017

Julio Mariscal, Ecce-Homo

A Manuel Mantero

 Así es como te quiero. Así, Dios mío,
con el dogal de “Hombre” a la garganta.
Hombre que parte el pan y suda y canta
y va y viene a los álamos y al río.

Hombre de carne y hueso para el frío
guiñol que nos combate y nos quebranta.
Arcilla de una vez para la planta
y el látigo del viento y del rocío.

Así, Señor, así es como te espero:
vencido por el fuerte, acorralado,
cara al hombre y al mundo que te hiere.

Carne para los perros del tempero,
piedra en que tropezar, luz y pecado,
hombre que solo nace y solo muere.

Julio Mariscal
España
Arcos de la Frontera, Cádiz, 1922 / 1977

1 comentario:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Toda una declaración de amor a Dios y a las letras...Me gusta su claridad, su valentía y su temple...No lo conocía.
Gracias por traerlo, Trini.
Mi abrazo y mi cariño.