29 abril 2017

Ape Rotoma, Rezar

La verdad, yo no creo en Dios
pero entiendo que es una forma cualquiera
de poner nombre al azar y a todo eso
que ocurre fuera del control de uno
(además de otras muchas cosas
que aquí no vienen al caso),
y por eso, con frecuencia,
me sorprendo interpelándole
para pedir esto o aquello,
que puede ser algo concreto o simplemente
piedad, un trato más razonable
o un respiro. E incluso a veces
(como hoy mismo, al abrir el sobre
con el extracto mensual del plazo
de una deuda eterna, y descubrir
que no incluye aún la jodida cuota anual,
lo que implica una cantidad más baja
de lo esperado, y, sobre todo,
que no lo van a cobrar, como temía,
el día cuatro sino el siete),
me sorprendo diciendo a nadie
en voz alta: «Gracias, Dios, colega. Es algo»

Ape Rotoma 
(José Alberto Rodríguez Tobes)
España
Aranda de Duero, Burgos, 1967

No hay comentarios: