09 abril 2017

Maite Sánchez Romero, Sentada

Sentada y contando las conchas de la orilla, con un
temblor en mi dedo: el de tu ausencia.
Sentada, con mi falda manchada de estrellas.
Rezumo una gota de quietud con sabor a tu nombre.
Sentada, me levanto para seguir el rastro de las
mariposas que portan tu risa.

Maite Sánchez Romero
España

1 comentario:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Pura magia en los versos de Maite...Esa luz en la espera es un buen presagio. Me encantó.
Gracias por traerla, Trini.
Mi abrazo y mi cariño para las dos.