30 septiembre 2016

Alfonsina Storni, Peso ancestral

Tú me dijiste: no lloró mi padre;
tú me dijiste: no lloró mi abuelo;
no han llorado los hombres de mi raza,
eran de acero.

Así diciendo te brotó una lágrima
y me cayó en la boca... más veneno.
Yo no he bebido nunca en otro vaso así pequeño.

Débil mujer, pobre mujer que entiende,
dolor de siglos conocí al beberlo:
¡Oh, el alma mía soportar no puede
todo su peso!

Alfonsina Storni
Argentina
Sala Capriasca, Suiza, mayo de 1892/ 
Mar del Plata, Argentina, 25 de octubre de 1938

No hay comentarios: