18 diciembre 2017

Gustavo Garcés, Mis amigos

Tuve un insomnio feliz
pasé la noche en vela
pensando en mis amigos

increíble tanta risa
en la memoria.
Gustavo Garcés
Colombia
Medellín, 1957

La araña, César Vallejo

Es una araña enorme que ya no anda;
una araña incolora, cuyo cuerpo,
una cabeza y un abdomen, sangra.

Hoy la he visto de cerca. Y con qué esfuerzo
hacia todos los flancos
sus pies innumerables alargaba.
Y he pensado en sus ojos invisibles,
los pilotos fatales de la araña.

Es una araña que temblaba fija
en un filo de piedra;
el abdomen a un lado,
y al otro la cabeza.

Con tantos pies la pobre, y aún no puede
resolverse. Y, al verla
atónita en tal trance,
hoy me ha dado qué pena esa viajera.

Es una araña enorme, a quien impide
el abdomen seguir a la cabeza.
Y he pensado en sus ojos
y en sus pies numerosos...
¡Y me ha dado qué pena esa viajera!
César Vallejo
Perú
Santiago de Chuco 16 de marzo de 1892/
Paris 15 de abril de 1938

17 diciembre 2017

Baile, Federico García Lorca

La Carmen está bailando
por las calles de Sevilla.
Tiene blancos los cabellos
y brillantes las pupilas.

¡Niñas,
corred las cortinas!

En su cabeza se enrosca
una serpiente amarilla,
y va soñando en el baile
con galanes de otros días.

¡Niñas,
corred las cortinas!

Las calles están desiertas
y en los fondos se adivinan,
corazones andaluces
buscando viejas espinas.

¡Niñas,

corred las cortinas!
Federico García Lorca
España
Fuente Vaqueros, Granada, 5 de junio de 1898/
Alfacar, Granada, 19 de agosto de 1936

Michael Krüger, Pronóstico del tiempo

En algún momento la nieve
se derretirá en el deshielo
y será un torrente
que aclara los ríos oscuros
en su custodiado camino
hacia el mar. En algún momento
se alzarán las nubes
y habilitarán el escenario
para los rogantes ojos.
En algún momento
estaremos otra vez sentados al aire libre
en mesas recién barnizadas
leyendo los libros
que invernaban.
Pues, ven pronto
porque según lo que parece
en algún momento volverá
a nevar.
Michael Krüger
Alemania
Wittgendorf, 9 de diciembre de 1943

16 diciembre 2017

Odiseo, Rómulo Bustos

La guerra que descaminó mis días
también me ha entregado su rosa
Cada cual ha de ir en busca de su rosa
Una rosa violenta
Sé que hay una
para cada hombre en la guerra
Al final serás una sombra, un ánfora
vacía. Pero habrás oído cantar
a las sirenas. 
Rómulo Bustos
Colombia
Santa Catalina, 5 de septiembre de 1954

Robinsón Quintero Ossa, El poeta es quién más tiene que hacer al levantarse

El poeta es quien más tiene que hacer
al levantarse:
saludar el día
espantar los pájaros amargos
limpiar las palabras
regarlas y vigilar
que no mientan
No reproches su caminar ausente
su diligencia en nada
esa forma de cantar.
Robinsón Quintero Ossa
Colombia
Caramanta, 1959

15 diciembre 2017

Carmen Matute, Yo admiraba tus manos

Yo miraba tus manos         
e inventaba historias       
de aleteos                   
sobre mis pechos,           
de roces suavísimos         
entre mis muslos.           
Al instante                 
pétalos y plumas acudían     
en una lluvia inesperada     
a mojarme los sentidos.     
Aprendí así a estar         
eternamente                 
sedienta de panales,         
mientras                     
miraba yo tus manos.         
Encabritado                 
mi deseo se enredaba         
entre tus dedos             
mientras un mar tibio       
me bañaba                   
en un amanecer sin viento.  
Carmen Matute
Guatemala
Ciudad de Guatemala, 1944

14 diciembre 2017

Di mi nombre Elisabet, Mª Clemencia Sánchez

Say my name Elizabeth.
Mary Shelley
Volverá el sol
sobre tu frente límpida,
sobre las praderas luminosas
del día.
Se posará de nuevo allí
el canto y el agua invencible
de las abejas.
Volverá la primera luz de tus ojos
al agua insaciable del estío,
al consuelo jubiloso
de las canículas.
Descenderá hasta ti
el cielo más claro
y el nombre del amor
sobre tu corazón de aire
de mariposa asfixiada.

Volverá el amor en nombre
del amor a besar
tu boca concluida
y a habitar el campo invicto
de tus pulmones libres.
Regresarás del polvo de las palabras
que te inventan
en el génesis impronunciable
de otro sueño.
Di mi nombre Elisabet,
di mi nombre creatura triste,
dolor inefable
de mi deseo insomne,
permite que vuelva a empezar el día.
Mª Clemencia Sánchez
Colombia
Itagüí, 1970

Hilario Barrero, Cerradura

Sin darles tiempo de llegar hasta el lecho,
una vez afianzada la puerta de la casa,
se amarían ruidosos, jadeantes, salvajes.
No sabían entonces lo difícil que más tarde sería
abrir la cerradura con la llave oxidada del cansancio.
Hilario Barrero
España
Toledo, 1948

13 diciembre 2017

Felipe Juaristi, Ausencia

1

Desde que tú te fuiste
Nada me asusta.
La Muerte y yo
Hablamos cara a cara
En nuestro patio,
Como viejos amigos.
Y jugamos a los dados,
Sobre su larga capa.

2

Se prescinde del color
Y nace la mañana más hermosa.
Se evita el artificio, la retórica,
Y el poema se hace inmenso.
Así he surgido en tu ausencia,
De la concha del dolor,
Nuevo y desnudo.
Felipe Juaristi
España
Azcoitia, 12 de junio de 1957

12 diciembre 2017

Edith Södergran, Amor

Mi alma era un traje celeste como el cielo;
lo dejé sobre una roca junto al mar
y desnuda llegué hasta ti y parecía una mujer.
Y como mujer me senté a tu mesa
y brindé con vino y aspiré el aroma de unas rosas.
Me encontraste bella y semejante a alguien que en sueños viste,
olvidé todo, olvidé mi infancia y mi patria,
sólo sabía que tus caricias me tenían cautiva.
Y tú, sonriendo, tomaste un espejo y dijiste que me mirara.
Vi que mis hombros estaban hechos de polvo y se desmoronaban,
vi que mi belleza estaba enferma y ahora sólo quería desaparecer.
Oh, aférrame entre tus brazos, tan fuertemente
que ya no necesite nada más.
Edith Södergran
Suecia
San Petersburgo, Rusia, 4 de abril de 1892
Roshchino, Leningrad Oblast, Rusia, 24 de junio de 1923

Señor K, Mario Rivero

Franz Kafka
novelista checo
vendedor de seguros de vida
-Compañía de Accidentes de Trabajo
del Reino de Bohemia-
al cruzar los pasillos
de una notaría
y ver legajos empolvados
pensé en usted
Sentí que los días trabajan
discreta y taciturnamente
sobre nosotros
imaginé un espejo
y vi una arruga en mi frente
y una mosca
en la nariz del notario.
Mario Rivero
Colombia
Envigado, 1935
Bogotá, 13 de abril de 2009

11 diciembre 2017

Harold Alvarado Tenorio, Un hombre me vendió una silla

La he comprado
Para ver su mundo: cartas,
Plantas, lámparas, alfombras,
Vajillas, miradores, caperuzas, telas,
Máquinas de escribir, bombillos, espejos,
Tocadiscos, sobres de correo,
Libros, voces, mesas,
Voluntades, hojas,
Montañas de segundas, de terceras,
Quizá de cuartas manos.
Objetos que sobreviven a sus arrendatarios
Y nos sobrevivirán.
La caoba es más perdurable que la carne,
El ciprés, más vivo que unos ojos,
El cedro más negro que la piel
Y también los metales.

Estas basuras
Cambian de anciano cada semana.
 Harold Alvarado Tenorio
Colombia
Buga, 1945

10 diciembre 2017

Paul Celan, Corona

En mi mano el otoño come su hoja: somos amigos.
Extraemos el tiempo de las nueces y le enseñamos a caminar:
regresa el tiempo a la nuez.
En el espejo es domingo,
en el sueño se duerme,
la boca dice la verdad.
Mi ojo asciende al sexo de la amada:
nos miramos,
nos decimos palabras oscuras,
nos amamos como se aman amapola y memoria,
nos dormimos como el vino en los cuencos,
como el mar en el rayo sangriento de la luna.
Nos mantenemos abrazados en la ventana, nos ven desde la calle:
tiempo es de que se sepa,
tiempo es de que la piedra pueda florecer,
de que en la inquietud palpite un corazón.
Tiempo es de que sea tiempo.

Es tiempo.
Paul Celan
Francia
Cernauti, Rumanía, 23 de noviembre de 1920 /
París, 20 de abril de 1970

09 diciembre 2017

Juan Carlos Bayona, Pájaros

Hay pájaros que mueren sin que nadie se entere
La pendiente de las tejas los arrastra
A un lecho de metal oscuro y frío
Y allí se van quedando quietos
Bajo una lluvia que les recuerda el cielo.

¿Quién se acuerda de ellos?
Quizás los árboles en la noche, los pregunten
O tal vez el aire los eche de menos
Porque nosotros
Nosotros no extrañamos nada que no haya sido nuestro.
Juan Carlos Bayona
Colombia
Bogotá, 1959