09 marzo 2010

Ángel González, Canción de amiga


Nadie recuerda un invierno tan frío como éste.

Las calles de la ciudad son láminas de hielo.
Las ramas de los árboles están envueltas en fundas de hielo.
Las estrellas tan altas son destellos de hielo.

Helado está también mi corazón,
pero no fue en invierno.
Mi amiga,
mi dulce amiga,
aquella que me amaba,
me dice que ha dejado de quererme.

No recuerdo un invierno tan frío como éste.


Ángel González
España
Oviedo 6 de septiembre de 1925/
 Madrid 12 de enero de 2008

6 comentarios:

María Jesús Verdú dijo...

Me alegró mucho tu visita. Todavía estoy poniéndome al día con los comentarios. Como siempre, interesante entrada. Un placer leerte y visitarte. Feliz fin de semana

Algaire dijo...

Creo que Ángel González describe a la perfección este duro invierno que nos tocó vivir, aunque espero que el frío del corazón no sea real para nadie.
Un abrazo

Soledad Sánchez M. dijo...

Un hermoso poema éste. El frío de las ausencias nos deja así, helados. Y es un invierno muy duro de soportar. ¿La belleza?

Siempre vuelve la primavera.

Me alegro de estar aquí, Trini, ya lo sabes.

Un beso.

S.

salvadorpliego dijo...

Es uno de mis poetas favoritos contemporáneos. Gracias por compartir.

Un fuerte abrazo.

elena clásica dijo...

Cuánta belleza para descubrir el dolor. La poesía sin duda, es la terapia del alma, cuánto placer surgido del sufrimiento más profundo, en la lectura posterior. Qué misterio la poesía.

Ángel González, una de mis debilidades, cómo no.

Precioso poema.

Besazos.

auroraines dijo...

Qué frío cuando se acaba un amor...
que bien lo escribió Ángel González
Besos