12 mayo 2012

Julio Mariscal, Tú mirabas el río

Tú mirabas el río,
la flor recién abierta,
El pequeño de los Boyeros morir ...
Yo miraba tus ojos.

¡Y ya eran mías todas estas cosas!
Y me iba preguntando:
¿Cómo es posible
que en esta cabecita de alfiler de tu pupila
quepa todo el baldío que es el mundo?
¿Cómo es posible? ... Y me iba preguntando ...

Pero volví los ojos hacia fuera,
rompiendo las amarras de los tuyos,
y al ver las vacas con ubres enormes
lentamente que rumian su tristeza,
umbrío y el olivar, y la alta torre
cimbreada por vientos rondadores,
Comprendí verlo sin que
prendido, desdoblado en tus pupilas,
mundo era, era un ático vacío terrible,
un polvoriento surco que nos va Consumiendo.

Y desde aquí me supe,
Abrazado a tus ojos para siempre,
era el que quererte más que una moneda
Lanzada al "Cara o cruz" del desearte.

Julio Mariscal
España
Arcos de la Frontera, Cádiz, 1922 / 1977
Photobucket

3 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

Una Preciosidad de poema- Trini.
Gracias por compartirlo.
Ha sido un placer pasar por tu casa.
Un besito. Se feliz.

Oréadas dijo...

Delicioso Trini el poema. :)
Besitos

José Manuel dijo...

Gracias por tan maravilloso poema, no lo conocía. De eso se trata que cada día nos vayamos descubriendo nuevos poemas.

Besos