03 septiembre 2012

Salvador Espriu, Es propia de mi mundo una reservada felicidad

Detrás de esta puerta vivo,
pero no sé
si puedo llamarla vida.

Cuando vuelvo, al atardecer,
de mi diario odio contra el pan
(¿no sabías que tengo
la inmensa suerte de venderme
a trozos por una moneda
que llega ya a valer
mucho menos que nada?),
me quito un viejo abrigo, la esperanza,
y me adentro por los caminos de mis ojos,
por el vacío espanto donde siento,
más allá, a mi Dios,
más allá siempre, más allá de los falsos
profetas y de extrañas culpas
y de este viejo necio enfermo de los versos
disciplinados, como éstos, con pintas
de oscuras marcas que el afán de los críticos
un día aclarará para vergüenza mía.

Sí, puedes encontrarme, si te atreves,
detrás de la glacial nada de esta
puerta, aquí, en donde vivo y siento
esta añoranza y el grito de Dios y soy,
con los nocturnos pájaros de mi soledad,
un hombre ya sin sueños en mi soledad.

Salvador Espriu
España
Santa Coloma de Farnés, 10 de julio de 1913
Barcelona, 22 de febrero de 1985
Photobucket

4 comentarios:

José Manuel dijo...

Una obra muy marcada por la tristeza y la muerte de la Guerra Civil.
Gracias por compartir un poeta tan excepcional.

Besos

fgiucich dijo...

Una verdadera reflexión sobre la soledad. Abrazos.

Martín de Moxena dijo...

Aunque de tinte oscuro (o tal vez precisamente por eso), este poema me ha gustado. No había leído nada de este escritor. Buscaré más acerca de su obra.

Saludos.

Alma Mateos Taborda dijo...

Maravilloso, descriptivo y reflexivo. Muy intenso. No conocía a este autor. Gracias por compartir su poesía. Un abrazo. Te sigo.