03 noviembre 2009

Manuel Altolaguirre, Beso


¡Qué sola estabas por dentro!

Cuando me asomé a tus labios
un rojo túnel de sangre,
oscuro y triste, se hundía
hasta el final de tu alma.

Cuando penetró mi beso,
su calor y su luz daban
temblores y sobresaltos
a tu carne sorprendida.

Desde entonces los caminos
que conducen a tu alma
no quieres que estén desiertos.

¡Cuántas flechas, peces, pájaros,
cuántas caricias y besos!

Manuel Altolaguirre
España
Málaga, 29 de junio de 1905/
Burgos, 26 de julio de 1959
Photobucket

10 comentarios:

Ana dijo...

Cómo disfruto con la poesía del sentimiento, y con los versos de Altolaguirre donde el deseo es arte sublime.

Un abrazo.

elena clásica dijo...

Qué precioso, qué delicado, preciosista, sensible hasta sentir el pálpito del corazón. Qué grande Altolaguirre.
Besazos.

Julia dijo...

Qué bonito poema!, especialmente esos versos finales.

Besosss.

Soledad Sánchez M. dijo...

Aunque no es uno de mis poetas favoritos, éste es un bello poema, para recrearse en los sentimientos.

Un beso, princesa.

Soledad.

muchacha en la ventana dijo...

Me encanta Altolaguirre, y ese beso, esos deseos, me emocionan, poesia de sentimientos.

por cierto, si sabes de alguna antología de Altolaguirre, recomiendamela, que estoy buscando recopilar toda su obra.

un abrazo

carmensabes dijo...

"A tu carne sorprendida"... wuauuuuuu

Hermoso, intenso..

Besitos!

auroraines dijo...

Como me gusta este beso de Altolaguirre, que acaba con la soledad ante la presencia del amor.
Una poesía bellísima.
Besos

anamorgana dijo...

Muy hermoso, me encanta.
Gracias por enseñarmelo.
Besos
anamorgana

SoniCamalea dijo...

que bonito me ha parecido el poema, sencible y emocionante, gracias por cederme la oportunidad de su lectura
un besazo

Jesus Dominguez dijo...

Qué alegría encontrarme con estos versos tantas veces recitados en mi boca.

Un saludo

Jesús Domínguez