18 junio 2011

Jacques Prévert, Desayuno

Echó café
en la taza.
Echó leche
en la taza de café.
Echó azúcar
en el café con leche.
Con la cucharilla
lo revolvió.
Bebió el café con leche.
Dejó la taza
sin hablarme.
Encendió un cigarrillo.
Hizo anillos
de humo.
Volcó la ceniza
en el cenicero
sin hablarme.
Sin mirarme
se puso de pie.
Se puso
el sombrero.
Se puso
el impermeable
porque llovía.
se marchó
bajo la lluvia.
Sin decir palabra.
Sin mirarme.
Y me cubrí
la cara con las manos.
Y lloré.

Jacques Prévert
Francia
Neuilly-sur-Seine, 4 de febrero de 1900
Omonville-la-Petite, 11 de abril de 1977
Photobucket

2 comentarios:

Esilleviana dijo...

(gracias me descubres a nuevos poetas)

Dice no con la cabeza
pero dice sí con el corazón
dice sí a lo que quiere
dice no al profesor
está de pie
lo interrogan
le plantean todos los problemas
de pronto estalla en carcajadas
y borra todo
los números y las palabras
los datos y los nombres
las frases y las trampas
y sin cuidarse de la furia del maestro
ni de los gritos de los niños prodigios
con tizas de todos los colores
sobre el pizarrón del infortunio
dibuja el rostro de la felicidad.

J. Prevért

me recuerda a mi hijo...
no quiere estudiar.

un abrazo

Tesa dijo...

No conocía a este poeta, y me gusta esa sucesión de versos sincopada, desnuda que por contra dibuja en mi cabez una imgen nítida de la escena.

Es muy interesante, Trini, voy a conocerlo mejor.

Un abrazo,