13 septiembre 2011

Rosario Castellanos, Los adioses

Quisimos aprender la despedida
y rompimos la alianza
que juntaba al amigo con la amiga.
Y alzamos la distancia
entre las amistades divididas.

Para aprender a irnos, caminamos.
Fuimos dejando atrás las colinas, los valles,
los verdeantes prados.
Miramos su hermosura
pero no nos quedamos.
Rosario Castellanos
México
Ciudad de México, 25 de mayo de 1925

Tel Aviv, Israel, 7 de agosto de 1974

3 comentarios:

Isabel dijo...

Paz es lo que se respira con tanta buena compañía.
Pasaré por aquí para aprender en de todos estos genios de la poesía.
Encantada de visitarte.

Oréadas dijo...

Las idas tan dificiles...
Besitos

IM dijo...

Hermoso poema, saludos.