22 enero 2013

Antonio José Mialdea, Tu cuerpo de abril

Mientras estuvimos desnudos a distancia
los contornos blancos de tu cuerpo de abril
perfilaban la luz de un tímido universo.
Mientras estuvimos desnudos a distancia
mi palabra era blanca como tu cuerpo de abril
y al llegar hasta ti nunca supe
si era tu luz o mi propio silencio .
Pero ahora tan cerca que mis manos te tocan
y el único espacio que nos queda es azul,
cuando ya las palabras carecen de forma
y sólo son aire que sólo quiere morir:
me pregunto si este amor es sólo un sueño
o una de esas tardes tan extrañas que te amo.

Antonio José Mialdea
España

Córdoba, 1968

8 comentarios:

José Manuel dijo...

A pesar que he descubierto hace poco a este autor, me parece verdaderamente genial, sus versos tienen un sentimiento lleno de luz.

Besos

maria del carmen nazer dijo...

Precioso ! mucho amor. Mucha luz. Un abrazo de luz.

Conchita dijo...

MI PALABRA ERA BLANCA
COMO TU CUERPO DE ABRIL...

¡¡¡QUE BONITOOOO !!!
AQUI TIENES UNA NUEVA SEGUIDORA

SOY DE PTO DE MAZARRÓN ,PROVINCIA DE MURCIA )
A TRAVÉS DE GORIOT...ME HE PASADO.
SALUDOS CONCHITA,

ana dijo...

El amor a distancia o de cerca, desnudo o no, es amor aunque sea de una tarde.

Besicos.

INTEGRAL DE MIM E DE MEU TEMPO ! dijo...

Genial.... el manejo de las palabras tienen un sonido dulce.
Lindo el poema...
Sigote ahora!

J.Gomis López dijo...

Preciosísimo poema, lleno de un amor colorido y cercano; y muy cuidado tu blog. Seguiré pasándome.
Besos.

INTEGRAL DE MIM E DE MEU TEMPO ! dijo...

He venido en busqueda de nuevas entradas.... pero re-encuentro un poema muy lindo....

Antonio J. Mialdea dijo...

Os agradezco de corazón vuestros comentarios. Se trata de un poema escrito ya hace mucho y que apareció publicado en 2007 en mi libro "Manual de lluvia". Lo interesante es la capacidad que el poema tiene en sí mismo de sobrevivir al tiempo y encontrar nuevas actualizaciones en vosotros mismo como nuevos receptores del texto. Y lo mejor es que con vuestra lectura seguro que el poema se vuelve más hermoso. Gracias. Antonio José Mialdea