18 febrero 2013

Antonio Gómez Hueso, Casi dos gigas de memoria ram

Hoy he vaciado la memoria
de conocidos que se marcharon sin yo saberlo.
He visto sus fotos en el cementerio.

¿Cuántas memorias de otros se vaciarán
cuando sea mi imagen la que ilustre lápida?
y, sobre todo,
¿cuándo no vaciaré ninguna memoria más
por la lógica fatal que impondrá el tiempo?

Entonces podré decir con seguridad
que he muerto.

Antonio Gómez Hueso
España
Torredonjimeno, Jaén 2 de agosto de 1953
Photobucket

5 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Buen poema con un tema escalofriante aunque real.Después de todo es lo único verdaderamente que nos espera.besos de luz.

Narci M. Ventanas dijo...

Todos nos morimos un poco cada vez que perdemos a un ser querido, y no siempre logramos vaciar la memoria, y si lo logramos, efectivamente estamos muertos o algo peor.

Besos

José Manuel dijo...

La memoria de la muerte, la que nunca se termina de vaciar del todo.
Un poema real como la vida misma.

Besos

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Cuanta realidad en pocos versos. Admirable la simpleza con que expresa un tema tan profundo y que todos de alguna forma vivimos...

mariarosa

Oréadas (Darilea) dijo...

El miedo a la gran enemiga que a todos nos espera..
Un saludo Trini y un besito