27 febrero 2013

En las fervientes uñas del dolor, Alda Merini

Si el dolor me embiste y me retiene
en sus fervientes uñas
y agotada siento que me asola
por una horrible zancada
que me arrastra y me derrumba toda,
gimo porque soy débil, de arcilla
mas presionando el labio ya me crece
dentro no sé qué orgullo sin mesura
por la muerte aparente, de una fibra
de demonio o de ángel estoy hecha...

Alda Merini
Italia
Milán, 21 de marzo de 1931/1 de noviembre de 2009
Photobucket

6 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

MARAVILLOSO !! Qué fuerza tiene este poema. Me fascina ! besos de miel y canela.

Narci M. Ventanas dijo...

Bendita sea la fuerza que nos late cuando todo parece perdido, ya venga del ángel o del demonio que todos llevamos dentro. Bendita sea porque nos mantiene vivos y en perpetua lucha.

Besos

Maruja dijo...

Un poema con gran fuerza Trini.
Un gran beso.

icue dijo...

estoy seguro que esa fuerza que tan bien describes nos viene de Dios.
Un saludo de admiración

José Manuel dijo...

En los momentos difíciles es cuando más se nota la fuerza que sale de dentro.

Besos

Carmen Troncoso dijo...

Que fuerza arrolladora del alma,