09 mayo 2013

"Cara a cara" de Tomas Tranströmer

En febrero lo vivo estaba inmóvil.
Los pájaros preferían no volar y el alma
roía en el paisaje como un barco
roza en el muelle al cual está amarrado.

Los árboles nos daban la espalda.
La altura de la nieve se medía con juncos.
Envejecían las huellas de pasos sobre el hielo.
Se derretía el lenguaje bajo un toldo.

Algo llegó hasta la ventana un día.
Se detuvo el trabajo, yo levanté la vista.
Los colores ardían. Todo se dio la vuelta.
El mundo y yo dimos un salto el uno hacia el otro.

Tomas Tranströmer
Suecia
Photobucket

4 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

¡me encantó. La poesía sólo es un reflejo de la vida, en este caso pintado magistralmente. Besos de luz.

José Manuel dijo...

Un gran poema digno de un poeta galardonado con el Nobel.

Feliz día
Besos

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Sí, damos vueltas y cuando no nos damos cuenta, el mundo se ha transformado y sigue ante nosotros

Conchita dijo...

¡ QUE BONITO POEMA !
UN SALUDO PARA TI TRINI REYNA
CARIÑOSAMENTE . CONCHITA