31 agosto 2013

Flor Alba Uribe, Poema desolado

Ya se que existen otras penas
  con más pavura y más complejidad,
pero este es mi dolor y a él me aferro,
no pregunten por qué.

Hace tanto que olvidé mi cédula de arraigo,
extravié mi equipaje,
el principio de lo que no pude ser.

Hoy vigilo este dolor de medio tiempo,
  esta alegría  de fiesta equivocada,
este lamento que engendró la mascarada.

Esta pena mía, tan estricta y honda,
se adiestra en lo nocturno y allí azuza
cabal remordimiento, hora perdida,
y alimenta la mítica alimaña de mis miedos.

Flor Alba Uribe
Colombia
Leicia, Amazonas, 1943/2004
Photobucket

9 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

A mí me fascina. Y es así. La pena de uno sólo uno la entendie y la padece. En mi tierra se suele decir " sino es por tu cuero ..."
¡Precioso !
BESOS DEL ALMA. <3

Una mirada... dijo...

Las penas son insomnes y noctívagas. Pululan por el espiritu y minan el deseo de sobreponerse.

Qué poema más triste.

MAJECARMU dijo...

Un poema, que hacemos nuestro Trini...Todos llevamos alguna pena, algún dolor, que a veces nos encierra y nos enfrenta a la soledad propia...Un gran poema,muy humano y entrañable.
Mi gratitud y mi abrazo inmenso,Trini...
He visto tu post en el otro blog...Ese otoño que susurra a la alborada, una maravilla el haiku, amiga...Tranquila y cuídate, sabes que seguimos cerca de ti y te esperamos siempre.
Un beso y mi ánimo siempre.
M.Jesús

Nómada planetario dijo...

El poema está muy bien labradado y redondeado. Se nota gran dominio del idioma y del estilo.
Besos.

Verónica Calvo dijo...

Gran poema.

Besos Trini :)

José Manuel dijo...

Las penas se hacen tan nuestras que no nos dejan salir a flote.
Un poema donde la tristeza va pareja con la belleza.

Besos

Mos dijo...

Vengo hasta aquí para devolver con mi agradecimiento todo el apoyo, las palabras de ánimo, el cariño y la cercanía que me has aportado con tus comentarios en mi blog. Tus palabras y las de todos los que me han comentado han sido para mí un bálsamo que reconfortaba mis pesadumbres en este verano un tanto desapacible. Es por eso que repito este mismo mensaje en cada uno de los blogs que tengo a bien en visitar.
Aún quedan problemas y asuntos por resolver pero lo cierto es que todo va mejorando. Espero volver pronto a conseguir la normalidad completa en mi blog y poder seguir los vuestros.
El 31 de agosto se casó mi hija Cristina y he querido dejar un pequeño reportaje fotográfico en mi blog de esa jornada festiva y emotiva.
Os he sentido muy cerca y eso siempre lo agradeceré.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Elda dijo...

Un poema precioso de finura y elegancia donde la tristeza llega a ser, un susurro melodioso.
Me ha encantado.
Un abrazo

Maruja dijo...

Un bello poema Trini. Que tengas un buen día, un beso