01 agosto 2017

Antonio Salvado, Apunte

No, no es cansancio; es brillo
de estrellas muertas cayendo.
Tal vez un poco de estiércol
donde hubo una flor abriéndose.
No es cansancio, tal vez
la fuerza de no pedir
más que vivir sólo una vez,
y otra vez volver a vivir.
Mi vida agitada
me ata al dolor y a la alegría:
deseo de la melancolía
de ser algo más que nada. 
Antonio Salvado
Portugal
Castelo Branco, 20 de febrero de 1936 

1 comentario:

Anónimo dijo...

http://filosofia-extravagante.blogspot.pt/2011/12/leituras-de-eduardo-aroso.html