10 febrero 2018

Federico Díaz Granados, Encuentros

Si te estrellas de frente con mi corazón
no huyas y no intentes tus huellas dactilares
tampoco lo dejes por ahí a merced de algún desprevenido transeúnte
y no lo escondas, como al hijo torpe, de las visitas.

Si lo ves mordido en los bordes como un viejo borrador de la primaria
somételo a una calle de lluvias y remates
Alguien se encartará con tan pesado encargo lleno de canciones incendiadas
y viejas vajillas en deshuso
Alguien lo agitará queriendo oír alguna voz
como quien golpea durante horas una casa vacía .

O si lo llegas a ver entre mis ruinas déjalo en la calle.
que este corazón de prisas y tardanzas siempre se acomodó mejor a la intemperie.
Federico Díaz Granados
Colombia
Bogotá, 1974

No hay comentarios: