08 junio 2018

Leticia Herrera, Consuelo

pero los amargosos somos en realidad
la sal del mundo
propiciamos el enunciado magro o profuso
de nuestras rarezas y temores
alimentamos las risas de los otros
que así se colocan a salvo del desastre

y cuando al fin morimos
dicen que qué bueno que dejamos
libre el espacio para algún niño índigo
que viene a salvar al mundo.
Leticia Herrera
México
Monterrey,  8 de junio de 1960

No hay comentarios: