29 marzo 2012

Cristina Peri Rossi, Escoriación

Herida que queda, luego del amor, al costado del cuerpo.
Tajo profundo, lleno de peces y bocas rojas,
donde la sal duele, y arde el yodo,
que corre todo a lo largo del buque,
que deja pasar la espuma,
que tiene un ojo triste en el centro.
En la actividad de navegar,
como en el ejercicio del amor,
ningún marino, ningún capitán,
ningún armador, ningún amante,
han podido evitar esa suerte de heridas,
escoriaciones profundas, que tienen el largo del cuerpo
y la profundidad del mar,
cuya cicatriz no desaparece nunca,
y llevamos como estigmas de pasadas navegaciones,
de otras travesías. Por el número de escoriaciones
del buque, conocemos la cantidad de sus viajes;
por las escoriaciones de nuestra piel,
cuántas veces hemos amado.

Cristina Peri Rossi
Uruguay

Montevideo,  12 de noviembre de 1941
Photobucket

3 comentarios:

José Manuel dijo...

Son la heridas de guerra, las batallas del amor.

Besos

yulie dijo...

hola, he visitado tu blog y quiero agregarlo al directorio de blogs, es un blog totalmente dedicado a hacer publicidad gratis de blogs y webs, inscribe tu blog, tendras mas visitas 100% garantizado, si te interesa enviame un email a yulieswett@yahoo.com
visita el directorio:
http://directorio-de-blogs.blogspot.com
puedes visitar mis otros blogs, si quieres:
http://sweet-yulie.blogspot.com
http://cuaderno-de-dibujos.blogspot.com
gracias

Carmela Rey dijo...

Hermosa poesía que versa de una manera bellísima las heridas del amor. Un beso