29 noviembre 2012

José Manuel Caballero Bonald, Desencuentro

Esquiva como la noche,
como la mano que te entorpecía,
como la trémula succión
insuficiente de la carne;
esquiva y veloz como la hoja
ensangrentada de un cuchillo,
como los filos de la nieve, como el esperma
que decora el embozo de las sábanas,
como la congoja de un niño
que se esconde para llorar.

Tratas de no saber y sabes
que ya está todo maniatado,
allí
donde pernocta el irascible
lastre del desamor, sombra
partida por olvidos, desdenes,
llave que ya no abre ningún sueño:

La ausencia se aproxima
en sentido contrario al de la espera.
José Manuel Caballero Bonald
España
Jerez de la Frontera, 11 de noviembre de 1926 

4 comentarios:

José Manuel dijo...

Un justo reconocimiento a un gran poeta.
Me encanta este poema, elegido por mí y subido a mi blog el 17/9/2012.

Besos

maria del carmen nazer dijo...

Qué poema ! despliegue de comparaciones maravillosas.y al final finísimas metáforas. ¡Un placer !! ¡Felicitaciones !!

Boris Estebitan dijo...

Hola, que pases un lindo fin de semana, un gusto visitar tu lindo blog, te invito cordialmente a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mio titulado “El corazón extraviado”, saludos :)

ana dijo...

Desde luego que el desamor no es llave para nada, ni para los sueños ni para las realidades.

BESICOS.