26 julio 2013

Jorge Urrutia, Testimonio

De nada le sirvió olvidar el olvido,
anular lo anulado, borrar lo que la goma
nunca borrara bien y ha quedado una mancha,
difuminada esencia de la cierta presencia.
Estuvo y fue.

Depositó su tacto sobre la superficie de una tibia memoria
porque no sirve nunca olvidar el olvido.
Que no se agita nunca y muere con nosotros.

Jorge Urrutia
España

Madrid, 1945

7 comentarios:

Nómada planetario dijo...

A veces hay que pasar cosas a un segundo o tercer plano para evitar inundarse de negatividad.
Besos sin olvido.

Esther Hhhh dijo...

Precioso y real... Nunca se puede olvidar del todo.. Ni se debe

Besitos mi quería Triniá

Una mirada... dijo...

Un canto a la permanencia... Porque en el recuerdo se halla la inmortalidad.

Volarela dijo...

Bella selección de poemas. Para aprender y detenerse...con tiempo.

Gracias por tus palabras. Descansa tú tambien.

¡Hasta pronto!

Rayén dijo...

Espero que todo este bien.
Bella reflexión no se puede desandar lo que ya se ha recorrido, solo resta volver a comenzar llevando con nosotros los recuerdos.
Una flor y un abrazo cariñoso, amiga.

MAJECARMU dijo...

Trini, paso a desearte un feliz verano y a agradecerte tu fidelidad y tu amistad...Me encantan estos poemas, que nos dejas, amiga.
Te dejo mi abrazo inmenso y mi cariño siempre, maestra, compañera y amiga.
Feliz semana.
M.Jesús

Narci M. Ventanas dijo...

El olvido es como un pozo sin fondo donde podemos acumular todo, pero siempre habrá algo que quede flotando y resisitiéndose a desaparecer, y en cualquier caso, siempre queda el pozo...

Magnífico poema. Gracias por seleccionarlo.

Besos