03 noviembre 2013

Concha Lagos, Yo quisiera contarlo como una triste historia

Yo quisiera contarlo como una triste historia, 
pero ya no es posible. 
El tiempo cicatriza con días las heridas; 
tal vez esté olvidado como olvida el muchacho 
la reciente caída.

A veces, el recuerdo me acerca aquella angustia, 
impidiendo que aspire a raudales la vida. 
Es un algo enojoso esa cortante arista 
que roza mi alegría.

Si pudiera contarlo con palabras precisas, 
decir: «Fue justo de este modo...», 
«Comenzó en tales días...»

Pero ya no es posible, 
¡se olvida tan aprisa!

Concha Lagos 
España
Córdoba, 23 de enero de 1907/ Madrid, 6 de septiembre de 2007

7 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Maravilloso poema ! cuánta verdad
" se olvida tan de prisa !! nada más cierto.
Besos del alma.
¡BUEN INICIO DE SEMANA ! :)

MAR dijo...

Mejor olvidar lo que nos pone tristes y solo mantener el corazón la esperanza e ilusión.
Un abrazo grande lleno para ti.
mar

Evanir dijo...

Nunca me siento solo o de la gente
Me encanta.
Pido la sabiduría para reconocer
la presencia de Dios
en todos los corazones humanos.
Que mi presencia en tu blog
Sólo voy a sembrar la paz,
Todas las visitas, me doy cuenta
Os dejo una semilla que el
germinar sólo hay esperanza
el nacimiento de su vida haciendo
un mundo de paz infinita.
Que la fe se expresa más grande cada día,
y serás un ángel más para manifestar
desarrollos que muestran el poder,
que existe en el amor de Dios.
Una semana bendecida.
Besos, Evanir.

José Manuel dijo...

Aunque es difícil olvidar, lo triste debe regenerar en nuevos horizontes.

Besos

Maritza dijo...

Se olvida su comienzo...pero está presente siempre (ella misma lo dice: en el recuerdo; esa espada filosa de los días)...
Quizás no se sabe su comienzo exacto, pero tampoco conocemos su final.

ABRAZO GRANDE,TRINI.
Gracias por traernos a esta poeta tan hermosa.

S.A.D.E.FILIAL VILLA MARIA dijo...

Bellísimo poema y muy sabio. ¡Bello blog! Saludos y abrazo cordial de la Sociedad Argentina de Escritores Filial Villa María- Córdoba.

Idolidia Glez dijo...

Precioso.! Y cierto es que despues siquiera se puede contar lo triste que fue con igual intensidad.Unas letras preciosas en todos tus escritos.me quede por acá...y te invito al mio.Un calido saludo.