17 enero 2014

Anne Sexton, Cuando un hombre entra en una mujer

Cuando un hombre entra 
en una mujer, 
como el oleaje que muerde la orilla, 
una y otra vez, 
y la mujer abre la boca de placer 
y sus dientes brillan 
como el alfabeto, 
Logos aparece ordeñando una estrella, 
y el hombre 
dentro de la mujer 
hace un nudo, 
para que nunca más estén separados 
y la mujer 
sube a una flor 
y Logos aparece 
y desata los ríos.

Este hombre, 
esta mujer 
con su doble hambre, 
han procurado penetrar 
la cortina de Dios, 
lo cual brevemente 
han logrado 
aunque Dios 
en su perversidad 
deshace el nudo.
Anne Sexton
Estados Unidos
Newton, Massachusetts, 9 de noviembre de 1928
Weston, Massachusetts 4 de octubre de 1974

6 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Trini, este poema nos habla del gran misterio del amor, que toca los límites divinos...Ese hombre y esa mujer crean la vida de nuevo en un nudo de tierra y cielo, que necesita ser aprobado por el destino...Muy profundo e inspirador..
Mi gratitud y mi abrazo grande por tu saber elegir buenos poemas...amiga.
Feliz fin de semana,poeta y amiga.
M.Jesús

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué perversidad: desatar el nudo. Que texto tan bien concebido para desvelar el acto más entrañable del amor y su fugacidad. Un abrazo.

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Bella poesía sobre amor, sexo y placer. Un placer conocer a esta autora

Narci M. Ventanas dijo...

Bello poema, con un final devastador, con ese Dios perverso que aniquila el éxtasis.

Me ha recordado a "Los propios dioses" de Asimov.

Besos

José Manuel dijo...

Cuanta intensidad en el pasional reflejo del amor, para acabar rompiendolo todo la perversidad de un Dios omnipresente.
Todo un descubrimiento esta autora.

Besos

carmensabes dijo...

Me encanta este poema Trini, la fuerza de las palabras y su significado dejando al final el dios que aniquila ese nudo imposible.

Besicos.