05 julio 2014

Francisco Basallote, Caer la tarde...

CAER LA TARDE, VERLA
deshacerse en el fuego
del ocaso, en sus brasas
encendidas de púrpura,
en el cantil de Buenavista.

El cubo del convento
soporta solo la ceniza de la historia
en arrullos de pájaros
y vuelos de cernícalos
mientras entre sus arcos
se diluye su luz como aguado
carmín en vaticinio de su muerte.

Caer la tarde, verla
deshacerse en el mismo fuego
y recordar los mismos pájaros
como se recuerda el camino
de la noche que tu ceniza abrió,
oh, fuego de tantos ocasos
de olvido que de pronto encuentro
al ver como cae la tarde
desde el mismo balcón.

Francisco Basallote
España
Vejer de la Frontera, Cádiz, 15 de abril de 1941/

Sevilla, 16 de julio de 2015
Photobucket

3 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Bellísimo poema ! me he emocionado.
"Caer la tarde
deshacerse en el mismo fuego
y recordar los mismos pájaros"...
¡ una divinura !
Un abrazo gigante.

Susana Jiménez dijo...

El atardecer siempre ha sido un escenario propicio para los buenos versos, y estos que nos has traído son un viaje para los ojos. Gracias por compartirlo. Un abrazo fuerte

cecibustos dijo...

Trini:
Hermoso poema el que nos ofreces como dádiva de belleza. Yo también me he estremecido con el arder del cielo y he visto volar y ensombrecer su fuego por pájaros, nubes o chimeneas de fábricas.
Gracias por tu pasar descubriendo la luz y la belleza.
Saludos,
Cecilio