24 febrero 2015

Rosalía de Castro, Hora tras hora, día tras día..

Hora tras hora, día tras día,
entre el cielo y la tierra que quedan
eternos vigías,
como torrente que se despeña,
pasa la vida.

Devolvedle a la flor su perfume
después de marchita;
de las ondas que besan la playa
y que una tras otra besándola expiran.
Recoged los rumores, las quejas,
y en planchas de bronce grabad su armonía.

Tiempos que fueron, llantos y risas,
negros tormentos, dulces mentiras,
¡ay!, ¿en dónde su rastro dejaron,
en dónde, alma mía?

Rosalía de Castro
España
Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837/

Padrón, 15 de julio de 1885, Padrón
Photobucket

5 comentarios:

José Manuel dijo...

Nadie como ella supo reflejar con sus palabras el paso de la vida.
Un gran homenaje a su recuerdo.

Besos

JUAN dijo...

Grande, muy grande fue Rosalía, de corazón noble y entero. Quizá porque sufrió mucho ya desde niña.
Un bello homenaje a su recuerdo.

Un abrazo. Juan.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Un poema, que nos deja huella por su honda tristeza, su nostalgia y el tema del paso del tiempo y de la belleza...Mi gratitud y mi abrazo por dejarnos estas bellezas, Trini.
No sabemos nada de ti, espero que estés bien, amiga...Se te echa de menos.
M.Jesús

RECOMENZAR dijo...

No la conocia
te he leido y me gusta

Una mirada... dijo...

Una mujer que trasciende a sus poemas. Grande, sensible, luchadora, feminista...

Trini, querida Trini... Cuidate mucho, guapísima.

Abrazos.