08 junio 2016

Dolo Vidosa, Señales que dejó el tiempo

Creí que eran arrugas, qué tonta.
Y no eran más que señales
que dejó el tiempo vivido hasta hoy,
con sus  conflictos cotidianos,
los momentos de tristeza y de alegría,
la efímera felicidad y el afán
por atraparla,
las preocupaciones y ocupaciones,
lo aprendido.
Creí que eran arrugas, qué tonta.
Y no eran sino marcas,
como las que deja el mar sobre las rocas,
o el sol sobre una montaña nevada.
Como las huellas de un pie sobre la arena.
Creí que eran arrugas, qué tonta.
Y no eran más que rótulos,
la firma que sobre la piel
quiso dejar la vida.

Dolo Vidosa
España
Photobucket

2 comentarios:

AMBAR dijo...

Que bien describes las arrugas.
La marca del paso del tiempo y nadie lo puede controlar, nos escribe en la piel con tinta indeleble.
Un abrazo.
Ambar

maría del rosario Alessandrini dijo...

Precioso versar en tus letras que atrapan por su veracidad, placer leerte.
Besos de luz.