28 junio 2009

Palabras en la noche, Carlos Bousoño


Cecilia, dulce amiga. Hoy yo quisiera hablarte
con la verdad que nace de un corazón pequeño.
Decirte cómo un día yo quise condenarte.
A ti que fuiste sólo la luz para mi sueño.

A ti que fuiste siempre la luz para mi vida,
la luz parada en medio de mi existencia vana,
la luz suave y callada, la luz dulce, esparcida,
valiente en la tristeza, luciente en la mañana.

A ti, blanca presencia del día silencioso,
escala de ternura, licor que yo he bebido.
a ti, prado o colina que esparce su reposo.
A ti a quien tantas veces mi amor ha entristecido.

Decirte, suavizarte, hablarte del rocío,
hablarte de la noche que baja lenta a verte,
cual baja ya tu vida, más dulce al pecho mío,
que quiso un día amarte y vino a deshacerte...

Carlos Bousoño
España
Boal, 1923
Madrid, 24 de octubre de 2015

3 comentarios:

elena clásica dijo...

Y las lágrimas cayendo desde elprimer verso de este poema. No tengo más remedio que repetirme pero esta selección que haces es de una profundidad y de una sensibilidad tan especial. Este poema de Bousoño es sencillamente maravilloso. Felicidades una vez más, querida Trini.
Un besazo.

gaia56 dijo...

Dulce añoranza con aromas de ternura.
A estas horas después de un día de trabajo suavizan y perfuman.
un beso.

serpai dijo...

Que bonito poema .Me gustó leerlo ademas de recorrer tu blog.SER