05 diciembre 2010

Juan Gelman, Oración

Habítame, penétrame.
Sea tu sangre una con mi sangre.
Tu boca entre a mi boca.
Tu corazón agrande el mío hasta estallar.
Desgárrame.
Caigas entera en mis entrañas.
Anden tus manos en mis manos.
Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
Árdeme, árdeme.
Cólmeme tu dulzura.
Báñame tu saliva el paladar.
Estés en mí como está la madera en el palito.
Que ya no puedo así, con esta sed
quemándome.

Con esta sed quemándome.
La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

Juan Gelman
Argentina
Buenos Aires, 3 de mayo de 1930

Ciudad de México, México , 14 de enero de 2014
Photobucket

5 comentarios:

carmensabes dijo...

Adorable Gelman, apasionado hasta la médula, este poema es tan intenso, puro fuego, puro Gelman.

Abrazos querida Trini.

elena clásica dijo...

Cuánto desgarro, cuánto dolor de soledad y cuán grande el corazón que así quiere sentir y amar. La compenetración de las almas, retatada como pocas veces en este poema hermoso como el fuego de la pasión.

Besazos.

Wílliam Venegas dijo...

¿Cómo? ¿Cómo? ¿Cómo no había llegado yo antes a este blog? De lo que me he perdido. Un abrazo, amiga mía, Trini, por darnos este blog. Te recomiendo que te encuentres con estos cuatro poetas centroamericanos:
Otto René Castillo (Guatemala)
Roque Dalton (El Salvador)
Ernesto Cardenal (Nicaragua)
Jorge Debravo (Costa Rica)

merce dijo...

Dscúlpa que no venga mas a menudo...pero aquí tienes verdadesras joyas.

Me gusta Gelman, Khalin Gibran...y muchos de los que traes aquí.

Un abrazo Trini Reina.

María Jesús Verdú dijo...

Sin duda, una oración profunda, llena de sentimiento y pasión