19 noviembre 2012

Ángeles Mora, Elegía y postal

No es fácil cambiar de casa,
de costumbres, de amigos,
de lunes, de balcón.
Pequeños ritos que nos fueron
haciendo como somos, nuestra vieja
taberna, cerveza
para dos.
Hay cosas que no arrastra el equipaje:
el cielo que levanta una persiana,
el olor a tabaco de un deseo,
los caminos trillados de nuestro corazón.
No es fácil deshacer las maletas un día
en otra lluvia,
cambiar sin más de luna,
de niebla, de periódico, de voces,
de ascensor.
Y salir a una calle que nunca has presentido,
con otros gorriones que ya
no te preguntan, otros gatos
que no saben tu nombre, otros besos
que no te ven venir.
No, no es fácil cambiar ahora de llaves.

Y mucho menos fácil,
ya sabes,
cambiar de amor.

Ángeles Mora
España
Rute, Córdoba 1952/ 
Photobucket

7 comentarios:

Maruja dijo...

Muy bello amiga Trini.
Un beso.

José Manuel dijo...

Qué difícil recomenzar, cuando los sentimientos quedaron atras.
Me parece un poema ¡¡PRECIOSO!!, que no conocía, gracias por darmelo a conocer.

Besos

Conchi dijo...

Hola Ángeles, a través del blog "Barcos de papel", he encontrado el tuyo, me adentro en él con tu permiso para visitarte, compruebo que me encanta, la calidez de tus escritos, y ésta elegía es preciosa, efectivamente es difícil recomenzar nuevamente cuando todo se da por perdido, pero se dice que al cerrar puertas se abren ventanas, y sobre todo, el recomenzar con nuevas ilusiones.
Te dejo mi admiración a tus letras, y un abrazo en la distancia.

maria del carmen nazer dijo...

¡ No !!! No es fácil. A ciertas alturas de la vida, no es fácil cambiar. Por pequeño que sea el cambio ... es lo mismo con los vínculos afectivos ¿Cómo hacés nuevos lazos ...?Es hermoso tu poema Trini. Inmediatamente me sentí identificada con tus palabras. Besos de luz.

TriniReina dijo...

Este poema tan hermoso es de Ángeles Mora.
Está en la firma y junto al título. También es esta la fotografía de la autora, como digo: Ángeles Mora

Maritza dijo...

Reconozco esas voces,y esas sensaciones...
Sí,exponerse a lo nuevo que desde hoy será nuestra rutina, complica al alma y a sus costumbres; ya no son los mismos rostros que por último te decían "aquí estamos los de siempre" (que es como decir: nada malo va a pasar)cuando caminábamos por nuestras viejas calles.No son los mismos colores y sus casas, no es la misma tierra ni el mismo olor de ella. Tan sólo nosotros los mismos, expuestos a un renuevo que muchas veces desgarra, pero tan necesario en las cosas del alma. Que no envejezca, por fin; que sus surcos sean sólo nuevos caminos a transitar.


Abrazos y besos,Trini querida.

Verinha Portella dijo...

Boa noite!

Amei seus trabalhos.
me senti emocionada.
Um abraço
vera portella