11 septiembre 2015

Ángeles Carbajal, Vivir

Vuelve a tu memoria
aquella aldea de humo, su cabello,
y el rumor de la brisa entre las ramas.
  Fue un día feliz.
Y recuerdas que ya entonces
supiste que hoy te iba a doler
su eterno esplendor, tu imposible regreso.
Y aprendes que de nada te sirve cuanto sabes.

Ángeles Carbajal
España
Siero 1959/
Photobucket

1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

Me ha encantado la intensidad de tu texto