30 julio 2017

Umberto Saba, La cabra

Hoy le he hablado a una cabra.
Sola estaba en el prado, estaba atada.
De hierba harta, bañada
por la lluvia, balaba.
Aquel balido igual era fraterno
a mi dolor. Y respondí, primero
riendo, después porque hay dolor eterno,
tiene una voz, no cambia.
Sentía esa voz
gemir en una cabra solitaria.
En una cabra de rostro semita
sentía quejarse a cualquier otro mal,
a cualquier otra vida.
Umberto Saba
Italia
Trieste, 9 de marzo de 1883
Gorizia, 25 de agosto de 1957


No hay comentarios: