27 mayo 2018

Linda Pastan, Conversación imaginaria

Me dices que viva cada día
como si fuese el último. Es en la cocina
donde antes del café lamento
el día que me espera: esa carrera de obstáculos
de minutos y horas
tiendas de alimentos y médicos.

Pero ¿por qué el último?, pregunto. ¿Por qué no
vivir cada día como si fuese el primero,
todo él sorpresas intensas, Eva restregándose
los ojos al despertar esa primera mañana,
el sol asomando
como un ingenuo por el este?

Mueles el café
con el pequeño estruendo de una mente
que intenta aclararse. Pongo
la mesa, echo un vistazo tras la ventana
donde el rocío ha bautizado
toda superficie viviente.
Linda Pastan
Estados Unidos
Nueva York, 27 de mayo de 1932

1 comentario:

Unknown dijo...

Por favor, si bajáis la versión, poned de dónde y, como mínimo, el nombre del traductor. Jonio González